“Dedicar tiempo. Eso sí es un regalo bonito”
(Defreds)

Esta semana, sus majestades los Reyes Magos de Oriente visitarán las casas de nuestros pequeños para traerles aquellos regalitos que tanto desean para estas fechas tan señaladas.
Desde Travesuras, hemos querido que sus majestades estuviesen al corriente de todo, por lo que nuestros peques han escrito sus CARTAS con mucho AMOR e ILUSIÓN, las cuales hemos echado en nuestro BUZÓN REAL para asegurarnos de que llegarían a tiempo.


¡Qué nervios!

Esta carta ha sido un poco especial, y es que hemos contado a los peques que los Reyes están muy mayores y solo pueden traer UN JUGUETE A CADA NIÑO del mundo, pero hay otras muchas cosas más DIVERTIDAS y bonitas que un JUGUETE: un abrazo, un cuento, un paseo, una película…

De esta forma, comenzamos a introducir a los peques en el mundo del CONSUMISMO, y es que prácticamente desde que nacen, los medios de comunicación les incitan a ello con su incesante bombardeo de anuncios (especialmente en estas fechas). Así, nuestros alumnos y alumnas  deben desarrollar HÁBITOS DE CONSUMO SALUDABLE, en el que la finalidad no sea la obtención de una gran cantidad de productos, sino saber DISFRUTAR DE LAS PEQUEÑAS COSAS y SER FELICES CON POCO.

Esto es algo de lo que nos tenemos que concienciar también los adultos, ser conscientes de que nuestros hijos/as no son más felices por tener más regalos debajo del árbol. Hay otras cosas que les hacen mucho más FELICES y una de ella es PASAR TIEMPO CON PAPÁ Y MAMÁ.
Actualmente vivimos en un mundo en el que el reloj es nuestro principal compañero, corremos de un lado a otro siempre pendientes del tiempo y damos prioridad a las tareas del trabajo y del hogar, pero… ¿dónde está el tiempo dedicado al juego?

Saca el niño/a que llevas dentro y en tu jornada introduce tiempos para jugar con tu peque, disfrutar de su compañía, compartir un ratito con él/ella será el mejor regalo que puedes hacerle para la vida; ALGO QUE RECORDAR.
Del mismo modo, dedica tiempo a la familia, a los amigos, a los que más quieres, pues ellos son los verdaderos REGALOS que la vida nos ha dado y que debemos cuidar. Y, por supuesto, regálate tiempo a ti.
Tu tiempo. Ese contador que va marcha atrás y que todos tenemos instalado en alguna parte, es lo único que no se puede comprar con dinero. Y eso, lo convierte en lo más valioso que uno puede regalar.

¡Travesuras os desea FELICES REYES!