“El agradecimiento es la memoria del corazón”
(Lao Tsé)

El pasado viernes celebramos en Travesuras el Gran Desayuno Navideño, en el que familia y escuela disfrutamos de una mañana llena de diversión.
Esta FIESTA supone mucho para nuestro centro, por lo que desde mucho tiempo antes comenzamos con la preparación; la cual viene cargada de emociones, pero que nos llena de MARIPOSAS EL ESTÓMAGO.

Por una parte, nuestros peques participan de las GRABACIONES de un baile navideño en el que se convierten en actores y actrices, bailarines y productores. Ensayamos diariamente las escenas para que todo quede perfecto, decoramos el que será nuestro escenario mágico en el que dar vida a las mejores historias de Navidad y  preparamos los atuendos para caracterizar a nuestros peques como muñecos de nieve vivientes. También hay que elegir la música, organizar las escenas, maquillar, peinar… y por último editar este vídeo que marca una huella en nuestros recuerdos. Sus canciones se quedarán grabadas para siempre en el pensamiento de nuestras seños.
Este año hemos centrado nuestro baile en la famosa Lotería de Navidad, pero hemos querido más allá y transmitir un mensaje lleno de valores sociales: “No siempre toca dinero, pero podemos regalar sueños, magia y amistad”.

Por otra parte, organizamos el desayuno, es decir, nos convertimos en REPOSTERAS!! Nos encanta preparar con mucho amor y mimo maravillosos pasteles, así como etiquetarlos con nombres relacionados con nuestra temática de Navidad, en este caso los valores que hay detrás de la famosa Lotería.

También recibimos a nuestro Papá Noel particular, con el que disfrutamos como lo que somos NIÑOS PEQUEÑOS!

Tras toda esta preparación, por fin llegó el momento de recibiros en Travesuras y fue genial. Esperamos que os sintierais como en casa y disfrutarais de nuestra compañía tanto como nosotras de la vuestra.

A nosotras no nos ha tocado la lotería este año, pero hemos podido vivir MOMENTOS TAN ESPECIALES como el que vivimos el pasado viernes ¡GRACIAS!
Gracias por cada detalle, por cada regalito, por cada sonrisa, cada gesto, por colaborar con nosotras en esta aventura, en definitiva, por TODO.

Esta semana nuestros pequeños de Travesuras han disfrutado de los últimos días del 2018 con todos sus compañeros y compañeras; amigos que conocieron hace muy poquito y que se están convirtiendo en imprescindibles en su día a día, se buscan, se dan afecto, ríen, cantan, juegan…

A pesar de su temprana edad, y de que todavía no tienen asimilados conceptos temporales, en clase hemos trabajado el día de Nochevieja, las tradiciones de nuestra cultura en relación a esta festividad (12 uvas) e incluso hemos practicado y simulado tomarlas escuchando las conocidas campanadas, ¡QUÉ DIVERTIDO!

Además, hemos realizado una actividad preciosa en COORDINACIÓN CON LA PSICÓLOGA de nuestro centro, Sandra, quien trabaja activamente para educar emocionalmente tanto a nuestros pequeños como a nuestras seños, creando un ambiente cálido, calmado y en el que el AMOR es el pilar fundamental, puesto que debemos EDUCAR CON CORAZÓN.

Estar educado emocionalmente implica saber dar las GRACIAS, pero darlas a las pequeñas cosas de la VIDA que la hacen INCREÍBLE (una sonrisa, un buen desayuno, un paseo…).

Es por ello, por lo que hemos creado nuestra “Botella de los Agradecimientos”, dando las gracias al 2018 por todas las cosas bonitas que nos ha traído y que nos han hecho que este sea un AÑO INOLVIDABLE.

¡Ya estamos preparados para recibir al 2019 con armonía y paz!

Os recomendamos que la hagáis también en casa, os sorprenderá ver cómo cada día podemos encontrar cosas que lo hacen especial y por el que debemos dar las gracias.