Concebimos al niño como una semilla que nace y trae consigo una genética, pero
para que florezca y se convierta en un gran árbol, necesita de una tierra fértil y
condiciones óptimas para su crecimiento y desarrollo, el agua, el clima y el
ambiente al que esté expuesto el árbol de la vida condicionarán su crecimiento. Un
árbol bien enraizado en confianza, seguridad, amor, estabilidad emocional, escucha,
empatía, respeto… dará lugar a una buena base en la que se sustentará el tronco y
del que poco a poco crecerán sus ramas en un ambiente de bienestar y florecerá…
más tarde en la edad adulta, si las condiciones han sido favorables, el árbol de la
vida dará sus frutos.
Unas buenas raíces sobre la tierra, es por ello y por atender a las necesidades de
los pequeños, que somos una Escuela sin Zapatos y es que nuestros niños y niñas se
quitan los zapatos una y otra vez!! Por ello nos pusimos a investigar sobre los
beneficios de andar descalzos:
✔ Estimula los músculos
✔ Libera estrés
✔ Mejora la circulación
✔ Elimina tensión
✔ Mayor higiene en el suelo
✔ Desarrollo cognitivo, especialmente en las edades de nuestros niños y niñas,
ya que a través de los pies captan información del exterior.
Una medida que a los niños les encanta y a las seños también, resultado:

Todos más felices!!!