“Educar la mente sin educar el corazón, no es educar en absoluto” (Aristóteles)

Los niños y niñas desde que nacen tienen la capacidad de sentir emociones, por lo que la educación emocional desde edades tempranas debe ser fundamental tanto en el ámbito familiar como escolar, y para ello, es necesario conocer en profundidad las etapas o fases de desarrollo emocional por las que pasan los niños y niñas durante su infancia.

En la Escuela Infantil Travesuras de Málaga, abordamos este aspecto basándonos en la Inteligencia Emocional, por lo que algunos de los objetivos que se propone el personal de nuestra guardería en este sentido son:

  • Percibir, evaluar y expresar sus emociones
  • Utilizar las emociones para facilitar el pensamiento
  • Entender los antecedentes y consecuencias de las emociones
  • Regular las emociones en uno mismo y en los demás

Para ello, esta guardería subvencionada realiza actividades en las que los niños y niñas deben identificar sus sentimientos, expresarlos y regularlos, como son las dramatizaciones, la creación de historias, la identificación de emociones en imágenes, entre otras. Además, un recurso clave para abordar este aspecto en las aulas son los cuentos, destacando pro ejemplo los siguientes títulos:

  • Monstruo triste, monstruo feliz.
  • Diario de las emociones.
  • El pequeño Edu no está enfadado.
  • Cuando estoy celoso.

Un niño con una buena educación emocional tendrá mejores habilidades sociales, una mayor autoestima, capacidad de resolución de conflictos así como una buena comunicación consigo mismo y con los demás, siendo un pilar básico para enfrentarse  a la vida y a su entorno. Es por ello, por lo que tanto en casa como en la guardería debemos tener en cuenta que la educación emocional se basa fundamentalmente en los siguientes aspectos:

Así, nuestra actitud como seños será fundamental para fomentar esta educación, basándose en las siguientes características: