“No importa tanto lo que les damos de comer a nuestros hijos, como lo que no les damos.”
(Julio Basulto)

Esta semana hemos dado un pasito más allá en nuestro periodo de adaptación, ampliando nuestro horario hasta la comida, y… ¡Ha sido toda una EXPERIENCIA!

En Travesuras somos conscientes de la importancia de una adecuada ALIMENTACIÓN en la infancia y es que nos encontramos ante un alumnado en pleno desarrollo (0-3 años), el cual se verá favorecido por una DIETA RICA y EQUILIBRADA, donde la DIETA MEDITERRÁNEA será nuestro principal referente, gracias a su rico aporte de nutrientes y su variedad de alimentos. Además nuestros menús se adaptan a las necesidades alimenticias de los más peques, teniendo en cuenta las INTOLERANCIAS y ALERGIAS infantiles.

Es por ello, por lo que como cocinera (SEÑO MARI), preparo diariamente unos platos riquísimos con unos ingredientes FRESCOS y de ALTA CALIDAD, el cual los sazono con AMOR, BESOS, SONRISAS Y ABRAZOS, para conseguir el toque perfecto. Con ellos, pretendo que los peques vivan toda una experiencia de ALIMENTAICÓN A TRAVÉS DE LOS SENTIDOS.

Por supuesto, los niños y niñas desarrollan su sentido del gusto al probar diferentes alimentos, pero también desarrollan su olfato distinguiendo sus olores; su sentido del tacto con las diferentes texturas y temperaturas y la vista con sus variados colores, formas y características, ¡siendo toda una EXPERIENCIA MULTISENSORIAL!

Además de influir en el desarrollo, la alimentación en la primera infancia sentará las bases de sus hábitos alimenticios en el futuro, es debido a ello, por lo que en nuestra guardería, el almuerzo se convierte en todo un RITUAL de lo más DIVERTIDO. Desde muy prontito estamos aprendiendo a lavarnos las manitas con una canción muy pegadiza que nos encanta:

También practicamos técnicas de relajación para preparar nuestro cuerpo para recibir el alimento en un AMBIENTE DE CALMA. Esta técnica consiste en masajear nuestro cuerpo desde la cabeza hasta la barriga. ¡Os animamos a que lo practiquéis en casa!

De modo añadido, ya estamos siendo unos grandes ayudantes al poner la mesa, y es que los mantelitos con los que disponemos nos facilitan muchísimo este hecho. Estos manteles son MANTELES MONTESSORI, con la silueta de los objetos que disponemos sobre ellos: vaso, plato, cuchara…

Ya muchos de nosotros estamos comiendo SOLITOS y los que aún no, pronto lo haremos, ya que el hecho de comer todos sentaditos en nuestras mesas con nuestros compañeros y compañeras favorece la imitación de conductas que nos ayudará a avanzar en el hábito de la alimentación. Esta es una experiencia en la que por supuesto nos MANCHAMOS, VOLCAMOS VASOS, JUGAMOS… pero es tan gratificante todo lo que aprendemos que MERECE LA PENA.

La idea de estos hábitos es conducir al niño hacia el camino de la libertad, que tenga manifestaciones espontáneas: que se ponga agua cuando quiera, que se siente donde esté cómodo, que se prepare un tentempié cuando tenga hambre, etc.

¡Estamos muy ORGULLOSAS de lo bien que los peques han respondido a este gran avance en su etapa de Periodo de Adaptación!

“Enseñar a un niño comer, limpiarse, vestirse, es una tarea bastante más larga, difícil y paciente, que no alimentarlo, limpiarlo y vestirlo”.

Montessori, M.

¿CUÁL SERÁ EL SIGUIENTE PASITO?….