“Si enseñamos a los niños a aceptar la diversidad como algo normal, no sería necesario hablar de inclusión”.

Los niños y niñas, desde que nacen, se ven rodeados por un contexto en el que las etiquetas sociales, la discriminación y la desigualdad son características fundamentales de la sociedad en general.  Estos aspectos son valores que se transmiten a los pequeños desde prácticamente su nacimiento, determinado en ellos sus ideales, sus relaciones sociales y sus estereotipos.
Por todo ello, desde la Escuela Infantil Travesuras trabajamos activamente la  igualdad en nuestra metodología diaria,  haciendo a los niños y niñas conscientes de la diversidad de etnias, cultura, razas y clases sociales existentes, además de inculcarles valores en relación al respeto y tolerancia a cada una de ellas.

Dentro de todos los modelos de diversidad existentes, cabe señalar la igualdad de género como un concepto esencial a tener en cuenta.
En nuestra guardería, situada en Málaga, favorecemos que tanto niños como niñas se sientan importantes e imprescindibles, empleando un lenguaje que tenga tanto en cuenta a los niños como a las niñas, de forma que sean oídos y nombrados.

Otro aspecto fundamental es contar con un ambiente alfabetizado que no tenga en cuenta las diferencias de género, de forma que tanto hombre como mujeres reflejen diferentes oficios y actividades indistintamente de su género. Un claro ejemplo de ello, lo vimos en el Proyecto de las Profesiones, realizado en nuestra guardería el primer trimestre, en el que no asociaron la profesión con el género.
El personal docente de nuestro centro emplea recursos y materiales no estereotipados, de forma que no se asocia un color (rosa o azul) al género del niño o niña, sino que su elección se basa en gustos y preferencias.

Para ello, es fundamental la actitud que presenten el personal de nuestra guarde, siendo modelos de conductas para los más peques, y es que a estas edades aprenden mediante la imitación principalmente. Y esto es algo que debemos trabajar de forma conjunta familia y escuela, unificando criterios para favorecer una educación de calidad.
Son numerosos los recursos que podemos emplear en el aula en relación a este aspecto; recursos que podemos adaptar perfectamente al periodo de 0 a 3 años. Así, algunos cuentos que nos gustaría recomendar son:

  • “La Cenicienta que no quería comer perdices”.
  • “Los príncipes azules destiñen”.
  • Colección “Yo soy igual”.
  • “El día que papá se puso un delantal”.