“Saber para prever y prever para proteger”
(Pilar Gallego, Directora General de Protección Civil y Emergencias)

En sociedad debemos ser conscientes de la importancia que tiene la adquisición de un mínimo de conocimientos acerca de las principales pautas de primeros auxilios, especialmente si contamos en nuestro ámbito familiar y /o social con niños. Es por ello, por lo que desde la Escuela Infantil Travesuras de Málaga queremos aportar unas pautas o técnicas que consideramos deben ser básicas en la convivencia con los más pequeños, y es que no somos conscientes de la utilidad que tienen hasta que son necesarias.
Estas prácticas deberán aplicarse especialmente conociendo el procedimiento a seguir, ya que de no ser así se podría hacer daño al niño/a. De hecho, tal es la importancia que damos al conocimiento de pautas de primeros auxilios que las seños de la guardería hemos realizado este curso un curso formativo junto con las familias para formarnos en este ámbito y conocer cómo actuar ante este tipo de situaciones, recibiendo un título acreditativo para ello. Del mismo modo, el personal cuenta con cursos relacionados a este respecto, ampliando su formación.


Así, algunas pautas formativas que consideramos especialmente importantes de esta formación son las siguientes:

  • Reanimación cardiopulmonar en niños:

En primer lugar, se procederá a abrir las vías respiratorias mediante la maniobra frente-mentón, estirando el cuello del pequeño en función de la edad. En el caso de lactantes, esta maniobra se realizará con la cabeza en posición neutra, sin extender el cuello. En el caso de que el niño no respire, se iniciará la ventilación boca-boca en los niños y boca-boca y nariz en los lactantes.
En el niño, se rodea la boca con los labios y se pinza la nariz con los dedos índice y pulgar de la misma mano que se encuentra en la frente; tras asegurar que está bien abierta la vía respiratoria, tomar aire y soplar de forma suave, lenta y mantenida durante 1 a 1,5 segundos, observando cómo asciende el pecho y posteriormente desciende. Dar al principio 5 ventilaciones, llamadas de rescate, y si de ellas al menos 2 son efectivas (se observa que se levanta el tórax) se pasará a comprobar si existen signos de circulación.
En el lactante, se realiza de la misma forma, salvo que la apertura de la vía aérea es en posición neutra, no se pinza la nariz porque se incluye en la boca del reanimador y las ventilaciones son sólo a bocanadas.

  • Maniobra de Heimlich:

Esta actuación se pone en práctica ante situaciones de atragantamiento. Para hacer la maniobra de Heimlich, rodee con sus manos la cintura de la persona. Coloque un puño apretado arriba del ombligo y debajo de la caja torácica. Sujete su puño con la otra mano. Tire del puño apretado con un movimiento seco y directo hacia atrás y hacia arriba bajo la caja torácica de seis a 10 veces rápidamente.
En el caso de que el niño sea un bebé, lo más adecuado es ponerle cabeza abajo y golpear con la palma de la mano entre las paletillas, produciendo la expulsión del cuerpo extraño de la vía respiratoria.

Además, este centro de Educación Infantil cuenta con un seguro privado para atender a cualquier tipo de situación que se pueda producir y que requiera de la asistencia médica inmediata, ya que nuestro propósito es principalmente velar por la seguridad y el bienestar de los niños y niñas.