fbpx

Apego y sus tipos

«La confianza en la figura de apego es la base de una personalidad estable y segura» John Bowlby.

¿Alguna vez te has preguntado qué es el apego?  Existen muchísimas definiciones, una que nos encanta de Rafa Guerrero, referente en el mundo de la Educación Consciente y Crianza Respetuosa, es la siguiente: el apego es un vínculo afectivo bidireccional y asimétrico entre el bebé y su cuidador principal, entendiéndose éste como la figura que más provee en protección y cuidado. 

¿Por qué bidireccional y asimétrico? porque es una relación que se establece entre dos personas, pero a su vez, el bebé no atiende las necesidades del adulto, sino que es el adulto el que atiende las del bebé. 

Para integrar mejor esta definición vamos a utilizar un ejemplo sencillo. ¿Recuerdas cuando jugabas al “pilla-pilla”? Ahora, visualízate en ese momento en el cual sentías que ya te iban a pillar, ese instante de tensión que recorría tu cuerpo hasta que llegabas a “casa” . Una vez que conseguimos llegar a  “casa” sentíamos esa sensación de “aquí nadie me puede pillar, nada me puede pasar”. Pues bien, justo eso es el apego, sentir en tu interior que tienes la valía suficiente como para salir a explorar el mundo, que eres capaz de navegar el mar, pero cuando llega la tempestad, siempre hay un puerto seguro donde volver.

¿Cuánto piensas que dura el apego? ¿Crees que es algo relacionado solo con la infancia? La respuesta es que el apego dura toda la vida. Como seres humanos necesitamos del cariño y afecto de otras personas y suele ser cíclico, comenzando en el momento en el que estamos en el vientre de nuestra madre.

En la siguiente imagen, se refleja de manera muy práctica y visual los diferentes tipos de apego que existen, en base al tipo de respuesta que ofrece la figura de apego (el cuidador principal).

Para entender mejor esta imagen, vamos a hablar de las características de cada uno de los tipos de apego. 

Existen dos grandes bloques que son el apego seguro e inseguro y dentro de los inseguros existen tres clases: evitativo, ansioso-ambivalente y desorganizado. Ahora vamos a profundizar en cada uno de ellos:

Como padres y en segunda instancia adultos que rodeamos a la infancia, ofrecer un apego seguro es como convertirnos en un puerto seguro donde volver, que los niños y niñas adquieran la autonomía, confianza y seguridad en sí mismos para salir a navegar por el mundo, pero que sepan en lo más profundo de su ser, que siempre estaremos disponibles si nos necesitan.

“si queremos adultos seguros necesitamos proteger a la infancia”

Para trabajar el apego que das a los niños y niñas que tienes en tu vida, primero te invitamos a reflexionar acerca del tipo de apego que recibiste en tu infancia.

¿Sabías de la existencia de estos cuatro tipos de apego? ¿Te has sentido identificado/a en tu manera de vincularte? En próximas publicaciones vamos a seguir indagando sobre este tema. Hablaremos sobre el apego en el adulto y cómo influye en el tipo de apego en los niños y niñas para así aprender a fomentar un apego seguro. 

“La primera infancia es la clave del desarrollo humano”